jueves, 5 de julio de 2012

Sociedad de la Ignorancia

Sociedad de la Ignorancia - Texto base de explorArTIC.

El texto de Antoni Brey sobre la sociedad de la ignorancia me ha resultado fascinante porque muchos de los argumentos y riesgos que establece son evidentes y reales. Aún así, la acumulación exponencial de la información, puede tomar otras rutas a lo de lo superfluo o la generación de una pléyade de expertos en torres de marfil. Es indudable que el sujeto en tiempos actuales como en antiguos no tiene la capacidad para aprehender todo el conocimiento que se va generando, pero cierto también que la posibilidad de acceder a distintas perspectivas, a conocimientos de diferentes fuentes y a estar en un mundo más relacional, hace que el sujeto pueda tener mayor intervención y generar transformaciones sociales a partir de la construcción de su propia autonomía. La autonomía del sujeto se construye socialmente. Soy autónomo en tanto me considero a mí mismo y a los otros como fines en sí mismos, por lo menos estos son los postulados de Kant y los que fundamentan hoy día la vigencia de formar sujetos autónomos y libres en sus decisiones y las concrecciones que se hagan de las mismas en la esfera pública. Por otro lado, hay experiencia de procesos sociales convocados o dinamizados por los medios de comunicación e información actuales que han permitido que los sujetos no sólo defiendan los propios fines y la propia dignidad sino que ha permitido construcciones colectivas para crear condiciones materiales y para movilizar organizaciones sociales y políticas a favor de ciertas ideas y para develar sistemas corruptos y mafias que hacen parte de nuestra realidad política y social.

Por tanto, las propiedades específicas de las nuevas formas de comunicación, el segundo factor que menciona Brey para enrutarnos en la sociedad de la ignorancia, sea por la velocidad, sea por la dispersión y confusión que crean entre realidad y virtualidad, pérdida de escenarios para estar en soledad y para lograr reflexiones y análisis más profundos de la realidad que superen la inmediatez que las características de esos medios nos imponen, también pueden ser generadores para lograr expresiones de la diversidad y pluralidad del mundo actual. El contraste entre realidad y virtualidad no creo que genere confusión, pienso que la virtualidad potencia en grado sumo, las formas de relacionarlos y la sociedad en la que estamos inmersos. Así, un estudiante que es superficial para abordar los textos y para generar estrategias de intervención en su vida y su entorno personal y profesional, lo será en un contexto presencial o mediado por las TIC.

Esto me lleva de vuelta al ideal de pensar en seres sujetos autónomos capaces de decidir, discernir y apropiar estrategias para procurarse un mundo mejor, más equitativo, para volverse más conscientes de que está en un planeta que tiene vida, orgánica y relacional precisamente. Que no es una moda la preocupación por ser más conscientes de mantener el respeto a ese planeta y a los seres vivos que habitamos en ella.

Pero Brey tiene razón las prioridades de la sociedad y el mantenimiento del “status quo” hacen que la banalización circunde en los medios masivos, extendiéndose a redes sociales soportadas en Internet, a que la ignorancia no sea un asunto que haya que superar, sino un aspecto que haya que admirar. No hay que más que estar de acuerdo con que las transformaciones prometidas al incorporar las TIC en la educación sigan siendo promesas por cumplir para mejorar la calidad de la educación y el entorno vital. Y que alienación y el enajenamiento siguen estando al orden del día, sigue siendo válida la invitación Kantiana de salir de la minoría de edad a la que muchos le resulta la condición más cómoda.

Una cosa más sería reconocer como nos lo ha enseñado la filosofía que entre más se conoce, también se es más consciente de la ignorancia en la que estamos inmersos porque el conocimiento global es inaprensible por un solo sujeto y representa más la construcción colectiva y de diferentes generaciones frente a la naturaleza y las formas de organización social y política que se van desarrollando.